Al igual que muchos de ustedes, hace años me sentía perdida y empecé a cuestionarme e intentaba buscar respuestas que claramente no lograba encontrar. Pensaba que la vida era algo más que trabajar para vivir y sólo tener vacaciones 15 días en un año, realmente esto me parecía cosa de locos. En mi mente no cabía la posibilidad que una personal normal solo podía dedicar 15 días de su vida en un año para desconectarse de su trabajo y hacer su actividad favorita, bien sea, viajar, compartir con su familia o simplemente descansar. Claro, en un principio no fue fácil: por buscar respuestas lo que encontraba era que cometía más y más errores, por vivir una vida inconsciente, por sobrevivir día a día, sin darme el derecho a soñar y establecer mi proyecto de vida.

Hace ya casi ocho años, me fuí enfocando, aunque nuevamente de una forma muy inconsciente. Sin embargo, la vida fue escuchando mi interior y empezó a ofrecerme cosas maravillosas por las cuales valía la pena vivir. Debo reconocer que uno de los principales aspectos que cambió mi vida y me convirtieron en la persona que hoy soy, fué la carrera que estudié.

Gracias a esa oportunidad, he conocido gente maravillosa, que han sido parte de forma directa o indirecta de todo mi crecimiento como ser humano y como profesional. Así mismo, he tenido la oportunidad de conocer y practicar campos poco explorados en Colombia de mi campo profesional, he tenido que asumir retos, enfrentarme a mis miedos, estar en mi zona de confort y salir de ella y también tomar malas decisiones que me han traído hasta este momento.

Anteriormente, era una persona llena de miedos, temores, y desconfianza, pero cada paso que he dado, ha aportado a mi vida y me ha permitido descubrir lo que realmente soy capaz de hacer.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *